Su éxito se basa en el respeto que profesan al medio natural en el que crecen las algas marinas, a su estudio y a la divulgación que hacen de sus cualidades organolépticas y nutricionales

Porto Muiños es una empresa familiar gallega que comenzó su andadura en 1998, explotando un sector muy poco experimentado hasta la época: las algas marinas. En sus inicios, recolectaban y procesaban las algas para comercializarlas en conserva, listas para consumir. En la actualidad, no sólo las venden en conserva sino también frescas, congeladas, en salazón y deshidratadas en copos y en polvo. Sus algas se distribuyen a lo largo de todo el territorio español y en distintos países de los cinco continentes.

Esta pequeña conservera dedica parte de su tiempo y recursos a la elaboración de otros productos del mar de Galicia, especialmente conservas de huevas de erizo de mar, hígado de rape, mejillones con algas, moluscos con algas, e incluso ortiguillas de mar. Además, introducen las algas como un ingrediente más en elaboraciones como infusiones de algas, pasta de sémola de trigo con algas, arroces con algas, salsas con algas y, otros productos que conservan todo el sabor y la riqueza del Océano Atlántico.

Se trata de una empresa pionera en España en la instalación de cultivos de algas marinas. Participan en proyectos de I+D con el objetivo de desarrollar los cultivos de algas de distintas especies, velando por la conservación del medio natural y la explotación sostenible de los recursos. Su modelo de negocio, que combina innovación y conservación de la naturaleza, ha recibido numerosos premios y reconocimientos tanto a nivel nacional como fuera de nuestras fronteras.

Según los datos de Porto Muiños, en Galicia hay 600 tipos distintos de algas, de los cuales comercializan 30, que tienen las características óptimas para su recolección, sostenibilidad y consumo. 

La compañía opera a través de su página web y de distintos distribuidores que ofrecen sus algas. En sus más de veinte años de experiencia, el progreso es evidente, tanto en ventas como en gestión, puesto que han pasado de sacarlas del mar a plantarlas, tanto en el agua como en grandes tanques de tierra. “Llevamos veinte años con esto, pero los primeros diez fueron de mucho pico y pala, y lo digo porque el primer año vendimos sólo cien kilos, el segundo 200, el tercero 400.... Sobre todo, fueron años de mucha divulgación”, recuerda Antonio Muiños, fundador de la empresa.

Actualmente, sus ventas superan ya las 400 toneladas anuales. Según Muiños, el auge de este mercado se debe a su inclusión en la cocina de más alto nivel, puesto que los chefs más reconocidos a nivel nacional (como Ferrán Adriá, Joan Roca o Andoni Luis Aduriz) las han incorporado a sus famosos platos, acercándolas a los paladares más exigentes. “Ellos han sido los grandes divulgadores de cómo este producto se puede incorporar a la gastronomía. Todo esto ha hecho que las algas lleguen hoy a las tiendas y que haya mucha gente que haya apostado por ellas”, señala el emprendedor.

Cada tipo de alga tiene una textura diferente, necesita un tiempo de cocción distinto y aporta unos sabores muy variados. Poco a poco van llegando también a la cocina doméstica, donde son estupendas guarniciones y potenciadoras de sabor.

Porto Muiños es hoy una empresa que tiene 24 personas fijas en plantilla y que da empleo a otras 30 familias que trabajan autónomamente para la empresa. Además de abastecer el mercado español, exportan una parte de sus productos al exterior, principalmente a Italia y Alemania.  

FOTO: Antonio Muiños Inusa, fundador y encargado de investigación y desarrollo de actividad y Rosa María Miras Antel, fundadora y encargada de gestión y ventas

VISITE SU WEB