Diversión y reivindicación a partes iguales en uno de los eventos más populares del año

Lola Cazalilla, concejala de cultura y José María González Santos, alcalde de Cádiz

El Carnaval de Cádiz es uno de los carnavales más famosos e importantes, no solo de nuestro país, sino también a nivel internacional. Ha sido declarado como Fiesta de Interés Turístico Internacional y Tesoro del Patrimonio Cultural Inmaterial de España, por la importancia que esta fiesta tiene en la cultura de todo un país.

Aunque la festividad ha pospuesto unos meses la celebración de la edición del 2022, debido a la pandemia originada por el COVID-19, tradicionalmente, el Carnaval de Cádiz se celebra anualmente durante los meses de enero y febrero en el Gran Teatro Falla.

El pasado mes de septiembre, el Ayuntamiento de Cádiz comunicaba la decisión de aplazar el Carnaval del 2022 al mes de junio y trasladar el inicio del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (COAC) a poco después de Semana Santa, el 25 de abril, en un intento de que la situación epidemiológica en Andalucía se encuentre mucho más controlada, teniendo en cuenta que los niños estarán vacunados a finales de este año. 

Los orígenes de este carnaval son bastante curiosos, puesto que se remontan al siglo XVI, cuando Cádiz era uno de los puertos más importantes del Imperio Español y a esta ciudad costera llegaban influencias de todas partes del mundo. En concreto de Venecia, ciudad con la que el sur de España compartía muchos lazos comerciales y que trajeron a nuestro país algunas de las tradiciones que han ido evolucionando y han terminado por convertir al Carnaval de Cádiz en uno de los más característicos, al que los gaditanos dotaron también de personalidad propia. Desde entonces, la ciudad entera se vuelca con el carnaval, especialmente el Sábado de Carnaval, que se convierte en una fecha muy señalada en la que la ciudad acoge una gran cantidad de turismo, tanto nacional como internacional.

La fase previa al carnaval empieza en las calles las semanas anteriores, cuando se empiezan a llenar de ambiente carnavalesco. En este momento tienen lugar las primeras congregaciones populares: la pestiñadas, la ostionada y la erizada, que van aumentando la temperatura y calentando los motores para la gran fiesta. 

Aunque la edición del 2022 no se celebre en la fecha habitual, el Carnaval de Cádiz no perderá su esencia y continuará siendo un espectáculo único para el público, que siempre se muestra muy participativo. Además de la música carnavalesca, que se oye en cualquier rincón de la ciudad, lo más popular y distintivo de esta fiesta es tu tono jocoso y reivindicativo. Frente a la espectacularidad de otros carnavales, la imagen divertida del Carnaval de Cádiz lo convierten en una fiesta inigualable que merece la pena conocer.

El Concurso de Agrupaciones es el más largo de la historia y precede a la fiesta en la calle. El disfraz es, cómo no, el verdadero rey del carnaval. Bien de manera individual o en parejas, disfrazarse es casi obligado en esta celebración, sobre todo el Sábado de Carnaval.

Quizá el ingrediente más popular del Carnaval de Cádiz son las ingeniosas Chirigotas, compuestas por aproximadamente por 12 personas, clasificadas en tenores, segundas y altos. Los instrumentos que normalmente utilizan las agrupaciones son el bombo, la caja y la guitarra, llevando por bandera el sonido andaluz, acompañado siempre del tono de humor que caracteriza a esta fiesta.

Por otra parte, las comparsas cuentan con aproximadamente 14 componentes, clasificados en tenores, segundas, octavillas y contraaltos y su repertorio se compone de presentación, pasodobles, cuplés y popurrí. Son agrupaciones de una apariencia más seria, aunque sus letras no están exentas de aspectos críticos y reivindicativos.

Los coros son la agrupación que cuenta con más miembros, superando las 40 personas e interpretan los tangos más populares de este carnaval.

Por último, lo cuartetos son agrupaciones de 3 a 5 componentes y su plato fuerte son las parodias. Representan historias jocosas originadas con el principal objetivo de arrancar la sonrisa del público. Como instrumento solo utilizan parejas de palos, con los que acompañan el repertorio. 

Además de las congregaciones oficiales, hace unos años nacieron las agrupaciones denominadas “ilegales” o “familiares”. Surgieron como una forma de participación más popular en el carnaval en el que multitud de charangas compuestas por grupos de amigos, peñas o familias rivalizan con las agrupaciones oficiales a través de sus repertorios. La puerta del Edificio de Correos, situado en la plaza de las Flores, se convierte durante el Carnaval en el Teatro Falla de estas agrupaciones.

VISITE SU WEB