“Cada una de nuestras cervezas ha sido creada a partir de una cuidada selección de los mejores ingredientes y un esmerado proceso creativo”

Álvaro Trujillo, brand manager

Tomarse el tiempo necesario para disfrutar de las cosas con los cinco sentidos. Esa es la premisa fundamental que Cervezas Alhambra lleva por bandera. Se trata de una compañía cervecera granadina cuyos orígenes se remontan al siglo XIX, cuando cuatro amigos comenzaron en la calle Jardines el proyecto de Cervezas Alhambra, embarcándose en una industria prácticamente desconocida en aquellos años.

La Cerveza Alhambra nace del vínculo con la ciudad de Granada, tomando el nombre de su monumento más representativo: la Alhambra, con sus jardines, celosías, olores, colores, luces, sombras, historias y secretos. Estos valores se mantienen hasta nuestros días y se materializan en sus cervezas, elaboradas con la misma maestría, esmero y dedicación que en sus orígenes.

En sus inicios, la fábrica tenía una capacidad de producción de 1000 litros por proceso: el volumen de su única caldera de cocción. Disponían, en aquel entonces, de cuatro variedades de cerveza: española de mesa, Baviera, inglesa pale ale y alemana.

Pero fue en 1925 cuando el empresario y proveedor de maltas francés residente en Barcelona, Carlos Bouvard Dürr, inició relaciones comerciales con Antonio Knörr y Ortiz de Urbina, para crear diversas compañías cerveceras en varios puntos del país, siendo una de ellas Cervezas Alhambra, cuya marca estaba libre dado que sus antiguos propietarios no habían renovado la licencia. Fue en ese momento cuando se fundó oficialmente lo que hoy conocemos como Cervezas Alhambra: el resultado del sueño de dos cerveceros españoles que querían crear una cerveza inspirada en la ciudad nazarí, con el gusto y el carácter granadino.

Todas las cervezas de la marca están elaboradas con las variedades más exclusivas de lúpulo del mundo, lo que les proporciona la mejor estructura de amargor y aroma. Las cebadas malteadas que usan son de origen español, seleccionadas de la siembra de cada primavera en los campos de Navarra, Albacete y Sevilla. Además, se utiliza en el proceso una cuidadosa selección de levaduras procedentes siempre de la misma cepa, que asegura la nota aromática característica de Cervezas Alhambra, además de preservar su sabor único. “Cada una de nuestras cervezas ha sido creada a partir de una cuidada selección de los mejores ingredientes y un esmerado proceso creativo”, señalan desde la compañía. 

La marca aboga por la artesanía y la tradición en todo el proceso productivo de sus cervezas, ofreciendo a los consumidores una experiencia única y singular en la que “apagas los sentidos y sucede algo extraordinario”.

Actualmente, cuentan con una gran variedad de cervezas en el mercado, entre las que se encuentran: Alhambra Reserva Roja, una bock profunda, con un punto extra de intensidad; la Alhambra Barrica de Ron Granadino, una cerveza añejada en barricas de ron granadino; las numeradas, que son el resultado de la experimentación y el proceso creativo de la marca; y la Alhambra Lager Singular, con un carácter único e intenso, inspirada en las clásicas Lager Pilsner. Además, cuentan con una versión Sin, que destaca por su sabor ligero y afrutado. 

Pero, sin lugar a dudas, la Alhambra reserva 1925 es la cerveza más icónica de la firma. Se trata de una Amber Lager misteriosa y cautivadora, de carácter intenso y con mucho cuerpo. Posee un color ámbar intenso, un aspecto brillante y una espuma cremosa y resistente. Sus sabores se mantienen equilibrados con un contrapunto de amargor medio que neutraliza la intensidad del cereal y el lúpulo. “Es nuestra reinterpretación del estilo Pilsen Bohemia, elaborada con Saaz, una de las variedades de lúpulo aromático más exclusivas, que le aportan unos característicos aromas florales”, explica la marca.

Cervezas Alhambra invita al consumidor a tomarse el tiempo necesario para disfrutar de sus productos con los cinco sentidos y a emocionarse a través de la creación, la tradición y el respeto por los procesos creativos, cuyo resultado son obras únicas, llenas de seducción y magnetismo, pensadas para disfrutarlas lentamente. 

Desde el año 2006, Cervezas Alhambra pertenece a grupo Mahou-San Miguel y actualmente se comercializa en todo el país, aunque sus ventas se concentran en la región de Andalucía Oriental, su expansión hacia el Levante español y Madrid está cada vez más establecida. 

VISITE SU WEB