“Entendemos como una enorme responsabilidad preparar a nuestros alumnos para construir un mañana mejor”

Belén López-Sidro López, directora y Belén Cera, profesora del centro

El colegio Cristo Rey de Jaén cuenta con una trayectoria educativa de más de medio siglo de historia. Forma parte de la Institución de las Hijas de Cristo Rey, fundada en Granada en 1876 por el sacerdote y periodista José Gras y Granollers, con la firme intención de restaurar en el mundo la Soberanía de Cristo, haciéndole reinar en el corazón de todos los hombres.

La labor educativa de los centros Cristo Rey tiene una doble misión: por un lado, la de fidelizar el mensaje evangélico y carismático de “hacer reinar a Cristo por medio de la enseñanza” y, por otro, el compromiso de servicio a la nueva sociedad. Ofrecen formación académica, humana y cristiana a varias generaciones.

Desde sus orígenes, el colegio ha entendido la educación desde un doble aspecto: por un lado, como un proceso globalizador que favorezca la formación integral y armónica de la persona y, por otro, como un proceso que capacite al alumnado para que pueda desarrollar una acción transformadora de la sociedad, con el fin de crear un mundo más justo y más humano. 

Desde el colegio persiguen la educación integral de sus alumnos desde la perspectiva de un humanismo cristiano que favorezca su crecimiento y madurez en todas sus dimensiones. Se trata de un concepto de educación en consonancia con el pensamiento educativo de las Hijas de Cristo Rey que recoge las ideas que José Gras expresó a lo largo de su vida, basadas en la educación como una segunda creación y apostolado, necesaria para el hombre por su naturaleza intelectual y constituida como un bien para la sociedad. Su proyecto educativo se centra en los siguientes principios pedagógicos: educación personalizada, teniendo en cuenta la propia individualidad y una metodología activa que fomente la iniciativa, la creatividad y la búsqueda personal de valores. “Fomentamos el desarrollo intelectual que forme para el discernimiento, las convicciones y la toma de decisiones, un aprendizaje significativo, capacitado para obtener información, saber seleccionarla y organizarla, es decir, aprender a aprender”, señala Belén López-Sidro López, directora del centro.

El colegio Cristo Rey de Jaén ofrece a las familias la posibilidad de que sus hijos completen todas las etapas educativas que comprende la vida escolar en un mismo centro, puesto que disponen de educación Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato. Además, como todos los centros pertenecientes a la Institución, está inmerso en un proyecto de bilingüismo de calidad que sigue el modelo de la comunidad autónoma de Andalucía. Actualmente, son más de mil los alumnos que llenan sus pasillos y aulas. 

Escuela y familia van de la mano en la educación. El trabajo en equipo y la comunicación constante refuerzan la labor educativo-pastoral del centro y le confieren un verdadero sentido que constata el crecimiento intelectual, personal y espiritual de cada alumno.

Se trata de un centro católico, regido por la máxima de su fundador: “El amor enseña a enseñar. El amor ennoblece y perfecciona al profesor y hace buenos a los niños”. Esta máxima preside toda la actividad educativo-pastoral del colegio, caracterizado por la amabilidad en el trato, la cercanía, la acogida, la comprensión, la paciencia, el ambiente de familia, la sencillez, honradez y coherencia. “Para nosotros es fundamental cuidar el clima del centro y, dentro de este, las relaciones positivas de unidad y corresponsabilidad entre los educadores. Este ambiente repercute en el buen hacer en el aula y en el vínculo con las familias, siendo prácticamente inexistentes los conflictos entre el alumnado”, explica la directora.

Desde el colegio consideran la diversidad como una forma de enriquecer y formar a mejores personas. Son conscientes de que las familias no solo buscan conseguir altos resultados académicos, sino también que los niños y niñas sean educados desde el amor, buscando el fin último de la felicidad del alumnado y haciendo realidad el lema de “Cristo reina”, como recogen en su Pensamiento Educativo.

Preparar a sus alumnos para el futuro es una de las principales preocupaciones del Colegio Cristo Rey de Jaén. Miran al futuro con el afán de crear y afrontar nuevos retos. “Entendemos como una enorme responsabilidad preparar a nuestros alumnos para construir un mañana mejor, por ello es fundamental ser conscientes de que deberán continuar aprendiendo nuevas competencias durante toda su vida”, rezan desde el centro.

Actualmente, el colegio actúa como plataforma que prepara para el futuro académico y profesional de su alumnado, innovando incluso en el ámbito espiritual. En este contexto, el colegio no debe ser fuente de información sino de formación. Apuestan por una innovación con sentido, con un fin claro y un hilo conductor compartido por todos los centros de las Hijas de Cristo Rey: escuela evangelizadora, inclusiva y de calidad, con un liderazgo creativo y participativo que tiene al alumno como protagonista. Aboga por una educación personalizada y por metodologías activas, fundamentadas en la cultura del pensamiento, con una evaluación auténtica y nuevos roles en la comunidad educativa.

VISITE SU WEB