La destilería sevillana donde elaboran anises y licores con la metodología artesanal y centenaria de sus antepasados

Jaime García Ávila, gerente

Destilerías de Constantina está ubicada en pleno Parque Natural de la Sierra Morena de Sevilla, concretamente en el centro de la localidad, en la que fuera una antigua destilería desde el año 1890, del ya lejano siglo XIX.

Han venido elaborando de forma artesanal anises y licores, siguiendo la tradición del siglo XVI de los maestros destiladores. Un trabajo tradicional y centenario en el que se cuida hasta el último detalle de todo el proceso de producción y elaboración, desde la destilación hasta la presentación final de los productos. 

La selección de las mejores materias primas, cuidadas minuciosamente, son la seña de identidad de esta destilería para conseguir que sus productos gocen de la mayor calidad. Calderas de cobre, leña de encina, las mejores materias primas, un esmerado cuidado en el proceso de fabricación y la calidad como primer objetivo, hacen de Destilerías Constantina una auténtica fábrica de sabores.

El sistema de fabricación es íntegramente tradicional, pero en un afán de mejorar, “Procuramos mantener una mezcla ideal de la tradición que trae unida nuestra labor con la modernidad que imponen los nuevos tiempos”, aseguran desde la fábrica.

A la cabeza de Destilerías de Constantina se encuentra un joven emprendedor, Jaime García, que con este negocio quiere continuar la tradición familiar. “Quiero conservar lo que hacían mi padre y mi abuelo y la tradición que en Constantina tiene más de 400 años», comenta. 

Elaboraban anís en sus tres variantes: dulce, seco y semidulce, crema de guindas y ginebra que son, en la actualidad, los productos principales que produce Destilerías de Constantina S.L. Ahora, la tercera generación de esta familia, pone todo su empeño para continuar con este oficio centenario. 

Hablar de Constantina es hablar de Anís, ya que forma parte de su tradición y de su historia desde finales del siglo dieciséis. Sus aguardientes, siempre han gozado de fama nacional y mundial y Destilerías de Constantina continúa manteniendo esa tradición centenaria anisera y, además, sumando innovadores licores.

En esta fábrica se sigue produciendo los licores con el mismo método tradicional que se usaba antiguamente. Utilizan caldera de cobre, leña de encina y, en el caso de la guinda, en la misma fábrica se hace el desrabe. «Toda la guinda que utilizamos procede de Constantina, y cuando no es posible porque las condiciones meteorológicas hacen que la producción sea menor, la traemos de otros municipios de la Sierra Norte”. “En la fábrica pesamos la guinda, le quitamos el rabo y después se mete a macerar en una mezcla de nuestros anises. Este proceso de maceración tiene una duración mínima de un año”, señala Jaime García. «Al no ser una fábrica muy grande nos podemos permitir cuidar la calidad al máximo», añade.

Todo el proceso productivo se lleva a cabo de manera artesanal, desde el embotellado al etiquetado. Todo es realizado a mano y con sumo cuidado, incluso las botellas son metidas en sus cajas una a una. 

En esta línea de productos, además de los tradicionales anises y crema de guindas, se encuentra la novedosa crema de whisky, galardonada como el mejor licor de la provincia de Sevilla en 2021 por la Diputación de Sevilla, la crema de anís “1890 Sublime” y la singular y apreciada “Ginebra 1890 Exótica”, el producto estrella de la fábrica en la actualidad. “Es una ginebra diferente, con sabor a mora y un toque de canela, que recuerda a los sabores andaluces”, señala Jaime. Esta ginebra ha tenido una gran acogida y, en pocos años, se ha convertido en el gran sustento de esta fábrica. “La ginebra nos ayuda a mantener la tradición de los anisados y con la crema de anís hemos encontrado la forma de que la gente vuelva a consumir anís, pero adaptada a los nuevos tiempos”, señala el constantinense, Jaime García.

La solera de unas antiguas recetas destiladas en calderas de cobre con leña de encina aportan el toque tradicional a esta empresa y la nueva ginebra suma a esta fábrica el toque moderno que necesitaba para poder seguir adelante en estos difíciles tiempos para los aguardientes anisados.

VISITE SU WEB