Setenta años de música, cine, arte y una fortaleza arroyadora

La cantante y actriz sevillana, María Jiménez, cuenta con una ardua trayectoria musical que comienza en los tablaos cuando la tonadillera tenía apenas 15 años. Trianera de nacimiento, se inicia en la música en Barcelona, ciudad a la que emigró para trabajar como asistenta.

Su talento y una pizca de suerte, hicieron que la andaluza acabase bailando en el Villa Rosa, un famoso tablao de la Ciudad Condal. De ahí volvió a su Sevilla natal, donde con 18 años tendría a su hija Rocío, todo un escándalo para la sociedad de la época, puesto que fue madre soltera.

De Sevilla se mudó a Madrid, donde se encontró con el éxito por sorpresa cuando se cruzó en su camino con el cineasta y productor discográfico Gonzalo García Pelayo, con quien lanzó su primer disco y hasta debutó en el cine. A partir de ese momento, sus canciones Se Acabó, Háblame en la cama o Con Golpes en el pecho, fueron grandes éxitos de ventas, dando paso a la época dorada de María Jiménez, que comprende las décadas de los 70 y 80. 

Rebelde, transgresora y sugerente, María no fue una folclórica al uso. Sus letras y su estilismo rompieron con la imagen de la copla, llevándola más allá del panorama musical. Tras actuar en varias ciudades importantes de España, su temperamento la llevó a convertirse en una de las voces más revolucionarias del flamenco de los años 70 y 80, convirtiéndose en un icono temprano del empoderamiento femenino.

Tras sus años de oro, la cantante atravesó una etapa de oscurantismo, hasta que en el año 2001 volvió a las listas de éxitos gracias a La Cabra Mecánica. Un año después, en 2002, lanzó el gran disco de su vida: Donde más duele, en el que ponía voz a las mejores canciones de Joaquín Sabina. El disco la devolvió de lleno a la actualidad musical y recuperó con creces la popularidad en los escenarios. A este disco lo siguieron dos más de canciones versionadas, unidos a otros éxitos televisivos de la artista. Paralelamente a sus éxitos profesionales, en lo personal María estaba a punto de enfrentarse a una decepción amorosa que la alejaría de los focos por una buena temporada. Su divorcio y la guerra mediática que se desató tras el, dieron como resultado un libro, Calla canalla, y una vida alejada de los escenarios, exceptuando alguna que otra intervención puntual en los platós, donde la artista revalidaba su título de mujer de armas tomar.

Justo a las puertas de la pandemia del Coronavirus, la tonadillera, recuperada de unos problemas de salud que la atizaron fuerte, regresaba a lo grande liderando el cartel de la sexta edición del Universal Music Festival. Se trata de uno de los regresos escénicos más esperados tras varios años de ausencia, puesto que María Jiménez no deja de ser uno de los grandes iconos del flamenco y de la canción española de todos los tiempos. “No sé lo que represento, lo digo de corazón. Quizá una estética nueva, con altas dosis de erotismo y modernidad, pienso que siempre he ido por delante”, comentaba la artista en una reciente entrevista, en la que reconocía que no tuvo una vida fácil, pero que se siente orgullosa de haber renacido, una vez más, como el Ave Fénix.

Con 18 discos publicados, media docena de películas y dos profundas tragedias personales – entre los que se encuentra el fallecimiento de su hija mayor en un accidente con sólo 16 años-, María Jiménez lleva en el alma ese espíritu renacentista.

El 2020 significó para la septuagenaria un nuevo comienzo. Lanzó su disco La vida a mi manera, un álbum autobiográfico que recoge 12 canciones y colaboraciones con varios artistas como Pitingo, Miguel Poveda o Raimundo Amador. María confiesa que se encuentra en un momento estupendo “estoy relajada, feliz, este disco me lo he estudiado mucho, lo he criado en mis brazos por lo que es muy especial para mí”.

El músico jerezano José Quevedo, conocido como “Bolita”, ha sido el encargado de la producción del último trabajo de la sevillana, encargándose también de la guitarra (alternando con el isleño Jesús Guerrero). Entre los músicos que conforman el conjunto sonoro encontramos también a El Londro, Luis Cantarote, Carlos Grilo, el bajo de José Manuel Posada “Popo” y la percusión del sanluqueño Paquito González. Todo ello con el amparo de Universal Music.

La vida es el primer sencillo del álbum La vida a mi manera, una canción en la que María Jiménez se muestra capaz de “bailar de alegría y llorar de emoción”. La tonadillera se siente “brillante y positiva por su próximo trabajo”.

Su vuelta a los escenarios para girar con su nuevo trabajo se complicó a causa del COVID-19, por el cual tuvo que cancelar varias actuaciones, aunque en verano del 2020 María se subió de nuevo a la palestra en el Festival Starlite de Marbella, Málaga, donde sus fans pudieron aprovechar la oportunidad para verla de nuevo en vivo. Tras su larga carrera, la artista sentencia diciendo que no se arrepiente del camino profesional que ha escogido, recalcando que, para ella, “el escenario tiene una magia que te transforma, el escenario es un orgasmo”.  Asegura, además, que lo que le queda por hacer es sacar otro disco más antes de concluir su carrera artística.

VISITE SU WEB

 

Foto: María Jiménez, artista

Vídeo Recogida Premio

Vídeo Testimonio