“La solidaridad de los hombres es lo que hace que un mundo mejor sea posible”

 

“Como sociedad, es nuestro deber exigir políticos con ganas de dar de comer a la gente” sostiene el Padre Ángel, presidente de Mensajeros de la Paz, entidad que lleva más de cincuenta años trabajando por mejorar las condiciones de vida de las personas más desfavorecidas, sin dejar de crecer dentro y fuera de España.

En España, su presencia tiene dos ramas: Mensajeros de la Paz Edad Dorada (teléfono de acompañamiento a personas mayores y residencias de ancianos en Asturias, Andalucía, Murcia, Extremadura, Madrid, Castilla La Mancha, Castilla León y Canarias), y la Fundación Mensajeros de la Paz que lucha contra la pobreza en nuestro país a través de proyectos de intervención social.

El servicio de comedor de Mensajeros en sus centros de Castilla y León, Castilla La Mancha, Madrid y Melilla, abre todos los días del año e imita el sistema de un restaurante, para ofrecer comida a los usuarios de un modo absolutamente normalizado y atendiendo las necesidades especiales.

Por su parte, el banco solidario de Mensajeros (en Madrid y en las comunidades) ofrece, un carro de la compra mensual a cada familia. Se entregan alimentos, productos de higiene personal y de limpieza del hogar. En septiembre, tras la campaña de recogida de material escolar, se reparten lotes para los niños de las familias; en Navidad, roscones y cestas, según las donaciones extraordinarias conseguidas cada año…. Por último, el banco provee a las familias de billetes de metro para el transporte y se hace cargo en algunas ocasiones del pago de suministros, recibos o incluso matrículas escolares.

El ropero, también existe en cada centro social de Mensajeros (junto a diferentes proyectos formativos como cursos de formación profesional, talleres de capacitación laboral, apoyo escolar para los menores, campamentos, excursiones y otras actividades de ocio y tiempo libre).

En el extranjero, Mensajeros de la Paz tiene proyectos internacionales en países de América Latina y África, así como proyectos de cooperación en lugares como la India u Oriente Medio. Todos están orientados a la ayuda al desarrollo, protección de la infancia vulnerable, integración de personas excluidas y atención a la tercera edad.

Por último, la ayuda humanitaria a la emergencia es uno de los puntos centrales de la acción de Mensajeros de la Paz: Irak durante la guerra, Haití, Nepal o Ecuador tras los terremotos, Paraguay o India después de las inundaciones y Gaza y Jordania ante la creación de campamentos de refugiados. Desde octubre de 2015, por ejemplo, Mensajeros está destinando 65.000 euros mensuales a sus proyectos de atención a los refugiados en las fronteras europeas. En palabras del Padre Ángel: “La solidaridad de los hombres es lo que hace que un mundo mejor sea posible”.

VISITE SU WEB