Los churros se cargan en la máquina expendedora que los mantiene congelados hasta su uso y, a través de un display digital, el usuario indica cuántos quiere para así iniciar el proceso de calor seco, que los presenta sin humos ni olores, calientes y crujientes

La firma zamorana MBZ Churros ha revolucionado el sector hostelero con su innovador concepto de churrería, dirigido a cafeterías, restaurantes, hoteles y vending. La novedad es que ha ideado y comienza a distribuir una máquina patentada que no necesita aceite ni produce humos ni olores, por lo que para su uso tan sólo hay que enchufarla a la corriente: ya está lista para usar.

Una máquina que se puede utilizar en cualquier momento en el bar o en el desayuno buffet de un hotel, y que ofrece churros crujientes, recién hechos, con el sabor del auténtico churro artesanal.

De esta forma, cualquier establecimiento podrá ofrecer churros recién hechos a cualquier hora sin desperdicio ya que venderá los que realmente se pidan, y no tendrá que adecuar el local.

Se trata de churros artesanales elaborados únicamente con harina de trigo, agua y sal y fritos en aceite de girasol alto oleico. Nada más salir de la freidora se ultracongelan para que mantengan todas sus propiedades y se llevan al establecimiento hostelero, donde se mantienen en el arcón congelador hasta su uso. Dado que no se utilizan ingredientes de origen animal, son churros con menos calorías, grasas saturadas y azúcares que otros productos similares, y aptos para vegetarianos. Tienen 0% de colesterol y los niveles de acrilamida están por debajo del 50% de los límites de tolerancia.

Los churros se cargan en la máquina expendedora que los mantiene congelados hasta su uso y, a través de un display digital, el usuario indica cuántos quiere. Gracias a un proceso de calor seco, los churros están listos en menos de dos minutos sin aceite, humos ni olores, calientes y crujientes, perfectamente elaborados y homogéneos.

MBZChurros ya ha cerrado un acuerdo con la firma Serglohot para la fabricación y colocación de las primeras 3.000 máquinas en todo el territorio español y también en Portugal. La empresa pretende comercializar las máquinas mediante un sistema de renting y en breve lanzará la máquina vending, que expende churros calientes con chocolate. Pero este popular producto tiene más posibilidades gastronómicas, ya que es toda una delicatessen si se prueba con ingredientes salados como cremas de queso, salmón o jamón.

Foto: Una de las unidades expendedoras de churroso:

 

VISITE SU WEB