"Para continuar avanzando debemos hacer un esfuerzo público-privado con la finalidad de adelantar los procesos que demanda este siglo en materia de TIC y eficiencia energética"

Con una tradición de más de 127 años y la experiencia acumulada en sus diferentes líneas empresariales -actualmente como líder mundial en el mercado convencional, LED e iluminación conectada- Philips Lighting ha decidido introducir una nueva imagen corporativa y, a partir de 2018 pasó a llamarse Signify. La elección del nuevo nombre “tiene su origen en el modo como la luz se convierte en un lenguaje inteligente, que conecta y transmite significado”, explican.

Con una fuerte apuesta por las ciudades, edificios, industrias y comercios inteligentes, afirman que durante este año habrá más de 220 millones de hogares conectados y, por esa razón, su gama de productos Philips Hue, ofrece la máxima conectividad, con plataformas digitales tanto de Apple HomeKit, Alexa de Amazón o Google Home. Para hacerlo realidad la empresa dispone de tres gamas principales: la parte White que se utiliza para controlar niveles de luz, la parte White Ambiance dedicada a regular la temperatura de color y la gama White and Color, que permite elegir entre 16 millones de colores.

El presidente y director general para España y Portugal de Signify, Josep Martínez, explica: “España es uno de los países líderes en el alumbrado público conectado. Contamos con más de 60.000 puntos de luz en ciudades como Palencia, Guadalajara o Barcelona. Para continuar avanzando debemos hacer un esfuerzo público-privado con la finalidad de adelantar los procesos que demanda este siglo en materia de TIC y eficiencia energética”.

Asimismo, desde la compañía destacan el beneficio que significa  incorporar sistemas inteligentes asegurando que, en primer lugar, reportaría ahorro económico, dado que se evitaría utilizar entre un 50 y 60 por ciento de energía, sólo a través de tecnologías LED. Y habría que agregar los sistemas de control avanzados que permiten la gestión remota o programar las tareas de mantenimiento entre otros, abaratando aún más los costes.

Para Signify la luz es esencial por lo que “al conectarla a redes, sensores de software y plataformas IoT, abrimos la puerta a un mundo más inteligente”, enfatizan. Con operaciones en más de 70 países y 30.000 empleados en todo el mundo, Signify genera ventas anuales por valor de 7.000 millones de euros. Durante 2017 invirtió 354 millones en investigación y desarrollo.

Foto: Josep Martínez, presidente y director general de Signify España y Portugal.

VISITE SU WEB