“Los tratamientos contra el cáncer son sólo una de las líneas de investigación de la compañía"

Bajo el slogan “las grandes ideas son la manera más rápida de crear una verdadera innovación”, la compañía biotecnológica Ikan Biotech está enfocada en el descubrimiento y desarrollo de nuevas soluciones personalizadas que el mercado actual exige. Con un alto estándar de calidad, ofrecen las alternativas más innovadoras y eficientes a través de un equipo multidisciplinar de profesionales en Química, Biología, Bioquímica y Farmacia, así como técnicos de laboratorio.

La empresa tiene su sede en el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Navarra S.L. (CEIN), donde cuenta con un laboratorio nivel P2 equipado con los medios adecuados para los diversos servicios ofertados, un laboratorio de cultivo celular y un animalario con una capacidad de 4.500 peces, además de un área destinada a la organización de congresos, simposios y cursos.

Hay que destacar que los peces cebra que allí habitan poseen una similitud genética de un 87% con los seres humanos, por lo que permiten ayudar a mejorar de forma sustancial distintos tratamientos contra el cáncer, entre otros. En ello trabaja la joven empresa navarra creada en 2015 por Roberto Díez-Martínez, director general, Doctor en Biología molecular, Bioquímica y Biomedicina, especialista en microbiología humana y animal; Rubén Díez Punzano, director financiero, titulado MBA y certificado European Financial Advisor por Afi; e Iranzu Lamberto Pérez, directora de operaciones, Doctora en Biología Celular y Molecular y licenciada en Bioquímica y Biología Fundamental y Sanitaria, especialista en servicios oncológicos.

Avalados por su capacidad y apoyados por financiación europea para la investigación biotecnológica, han logrado destacar en el desarrollo de nuevos compuestos farmacológicos, evaluando la seguridad e identificando los posibles efectos adversos tan pronto como sea posible en la línea de desarrollo de nuevos compuestos. Para ello, el pez cebra es un modelo rápido, barato y altamente fiable que se emplea como una importante herramienta para la evaluación de la toxicidad de los productos químicos durante el proceso de descubrimiento de nuevos fármacos.

“Los tratamientos contra el cáncer son sólo una de las líneas de investigación de la compañía que trata de aprovechar las propiedades de este pez en otras áreas, como la microbiología, desarrollando nuevos compuestos antimicrobianos (enzibióticos) o medio ambientales. En este ámbito, en el que Ikan colabora con el Gobierno de Navarra a través de Nilsa, el pez cebra es usado como biomarcador que permite medir la calidad de las aguas. Por la capacidad y calidad profesional, Ikan Biotech recibe este año el Premio Tecnología Siglo XXI en la categoría Biotecnología, que se suma al recibido en 2017 a la Iniciativa Emprendedora.

VISITE SU WEB