La filosofía que orienta el trabajo de la Fundación se basa en el desarrollo de experiencias de gestión que demuestren la viabilidad de la coexistencia entre las actividades humanas y una población salvaje de osos

 

Desde su creación en el año 1992, la Fundación Oso Pardo (FOP) ha ampliado constantemente tanto el ámbito geográfico de actuación -que en la actualidad abarca la práctica totalidad de la Cordillera Cantábrica y los Pirineos-, como la envergadura y los contenidos de sus iniciativas y proyectos. Su labor se extiende a campos como la conservación y restauración de hábitats de elevado interés para la especie, el seguimiento de la población osera, la investigación aplicada a la gestión, la lucha contra el furtivismo, así como a la formación y educación ambiental.

La filosofía que orienta su trabajo se basa en el desarrollo de experiencias de gestión que demuestren la viabilidad de la coexistencia entre las actividades humanas y una población salvaje de osos.

“Nuestro patronato, órgano de representación y de gobierno, está integrado por un grupo de profesionales e investigadores de diferentes ámbitos que aportan un valioso enfoque multidisciplinar a las estrategias de trabajo y las decisiones de la FOP”.

A día de hoy, han realizado 14.899 fichas de osos, han retirado 1.540 lazos ilegales, denunciado a 151 furtivos (18 de ellos laceros), poseen 14 montes en copropiedad y 131 fincas en propiedad, han plantado 162.359 frutales para alimentación de los osos, cedieron 1.662 pastores eléctricos a cazadores y apicultores, también construyeron 4 casas del oso, atendido a 80.461 escolares (charlas, rutas, ferias y talleres) y cuentan con 20 trabajadores de media anual.

La mayor parte del equipo trabaja directamente en el medio rural y en el ambiente natural donde se desenvuelve la vida de los osos, desarrollando labores de vigilancia, investigación y educación ambiental. La coordinación de todas estas tareas es asumida por los equipos directivo y técnico que operan desde la oficina central de Santander.

Con una presencia permanente sobre el territorio osero cantábrico, la FOP tiene operativas varias Patrullas Oso formadas por mujeres y hombres vecinos de las comarcas oseras, que llevan a cabo una insustituible labor de campo con tareas que van desde el seguimiento y la vigilancia de la población de osos, al apoyo a los proyectos de investigación y de educación y sensibilización.

Uno de los objetivos de la FOP es favorecer cambios de actitudes y facilitar el apoyo y la participación social necesarios para alcanzar con éxito los objetivos de conservación del oso. Para ello, se ha diseñado una estrategia de comunicación, educación, interpretación y participación ambiental de la FOP en cuyo marco, y de la mano de un equipo de educadores ambientales, se llevan a cabo campañas educativas en centros escolares y se impulsan la distribución de información y las actividades de formación.

VISITE SU WEB