Desde su bufete potencia la formación permanente, el reciclaje y la reflexión jurídica, siendo autor de diferentes artículos doctrinales junto a sus pares, y ello para afrontar con total solvencia y eficacia cualquier litigio cuya dirección asumen en todas las jurisdicciones

 

Manuel J. García Palomo, es licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla habiendo cursado su carrera tanto en la Universidad de Granada como en la Hispalense. Pasando por tres prestigiosos bufetes de abogados hasta crear su propia firma a los 30 años, su actividad profesional lo ha llevado a profundizar sobre áreas como la responsabilidad civil, defensa penal, derecho de la construcción, contratación civil y mercantil, derecho de familia, conflictos societarios, y gestión de patrimonios.

El bufete García Palomo Abogados tiene sede en el centro jurídico de Sevilla donde,  junto con los abogados colaboradores de la firma, gestiona la cartera de particulares y patrimonios, contando además con una amplia sede administrativa para el ámbito empresarial, mercantil, laboral y administrativo.

Tanto el titular como el resto de profesionales del bufete, potencian la formación permanente, el reciclaje y la reflexión jurídica, siendo autores de diferentes artículos doctrinales, y ello para afrontar con total solvencia y eficacia cualquier litigio cuya dirección asumen en todas las jurisdicciones. Asimismo, se apuesta firmemente por realizar una labor preventiva mediante un adecuado asesoramiento, poniendo especial empeño en la mediación y negociación con el objeto de evitar el proceso judicial, que tan sólo se emprende si es absolutamente necesario para procurar la defensa del derecho de sus clientes.

García Palomo Abogados se rige por tres principios: el primero apuesta por un trato personal de forma que el abogado encargado de un asunto determinado tenga una relación directa y de total confianza con el cliente; el segundo es la utilización de una depurada técnica donde confluye tanto un estudio minucioso de la situación de hecho, como un conocimiento exhaustivo y preciso del marco jurídico aplicable, lo que permite configurar una estrategia adecuada ante el conflicto planteado por el cliente; y el tercero, se basa en la eficacia en la resolución del conflicto dando respuesta eficaz a cualquier problema o litigio en el que el cliente se vea inmerso, siendo un objetivo primordial de la firma dar a cada una de estas cuestiones la mejor solución de todas las posibles.

El despacho cuenta, además, con una amplia red de colaboradores no juristas (peritos, médicos, economistas, arquitectos, ingenieros e intermediadores inmobiliarios, entre otros profesionales) que facilitan los medios probatorios que acreditan ante los jueces y tribunales la realidad y alcance de los hechos y que resultan absolutamente imprescindibles para abordar cualquier litigio de una forma solvente.

VISITE SU WEB