“Nuestra experiencia, situación internacional, competencia, tendencias de consumo, contexto pesquero mundial, etc., nos permite apostar por soluciones tecnológicas de alto nivel aplicados a la industria conservera de pescado"

 

Hermasa exporta sus equipos a 63 países. Se trata de una de las principales empresas españolas fabricantes de maquinaria para la conserva, que desde su sede situada en Vigo (Galicia), exporta su tecnología a clientes de los cinco continentes. Como ejemplo podemos resaltar el hecho de que en el mes de Abril de 2017 Hermasa logró alcanzar la implantación de su empacadora de atún Tunipack® en 34 países, con 207 unidades vendidas. En sus inicios como exportador, a principios de los 90, Hermasa entendía su proceso de internacionalización como una evolución natural de su modelo de negocio. Hoy el grado de penetración es tan elevado que ya se observa el mundo como un único mercado. De hecho, actualmente tan sólo el 5 por ciento de las ventas de la compañía se realizan en España.

Su equipo de ingenieros en I+D+i es consciente de que actuamos en un mercado muy cambiante, por lo que el desarrollo de nuevas tecnologías de alto valor añadido se convierte en imprescindible para conseguir mantener la ventaja competitiva y la posición de liderazgo mundial.

“Para ser líder en este sector hay que adelantarse al mercado. Nuestra experiencia, situación internacional, competencia, tendencias de consumo, contexto pesquero mundial, etc., nos permite apostar por soluciones tecnológicas de alto nivel aplicados a la industria conservera de pescado, que permitirán consolidar esta industria dentro de la élite competitiva de la industria alimentaria. Pero además, la segunda clave de éxito es la capacidad de especialización y personalización de los productos, adaptados a la necesidad individual de cada cliente”, afirma Pablo Rodríguez, Director General de la compañía.

Es de destacar que la mayor conservera del mundo es obra de Hermasa, quien construyó en el continente americano -a finales de los años 90- la mayor planta conservera del planeta, especializada en sardina y atún. La factoría tiene capacidad para procesar 1.200 toneladas al día. “El cliente nos dice qué empresa necesita, qué recursos tiene, cómo ha planificado su producción para los próximos años, y nosotros le entregamos una factoría personalizada para cada tipo de producto, capacidad productiva, niveles de automatización de todos los procesos para ahorro de costes, nivel de ergonomía, etc. Y por supuesto, le acompañamos durante el resto de su vida con el servicio de mantenimiento y modernización de los equipos”, agrega el directivo.

Desde su fundación hace 45 años, ha registrado más de 70 marcas y patentes que en distintos momentos de su historia han sorprendido al mercado de la conserva. En la actualidad, son varias las marcas con las que la empresa comercializa sus equipos, entre ellas Tunipack®, Flash-Pack® y Tunivac®. Las patentes que están en vigor actualmente son diez.

VISITE SU WEB