El producto es el resultado de una recogida temprana y una elaboración bajo estrictos controles de calidad, lo que lo hace el más saludable de la dieta mediterránea, gracias a sus compuestos fenólicos y, si además es ecológico, multiplica sus beneficios

 

Los aceites de oliva virgen extra ecológicos “Gloriae” son el resultado de un arduo trabajo hecho con el corazón durante horas de esfuerzo dedicadas a una tierra empinada, donde la labor diaria y la recogida de la aceituna son notablemente más dificultosas ya que su mecanización es casi nula. Así trabajan sólo los agricultores que respetan el ciclo natural del olivo y su medio ambiente manteniendo la sostenibilidad del entorno.

“Aunque nuestra empresa tiene su sede social en Úbeda, nuestros olivares se hallan en la Sierra Sur de Jaén. Son estas magníficas tierras y su entorno natural los que hacen que estos olivares ecológicos certificados por el Comité Andaluz de Agricultura Ecológicos (CAAE), sean nuestro orgullo”, afirman Gloria Romero y Rosa González, propietarias de la empresa.

Es importante divulgar las cualidades de estos zumos de aceituna únicos, no sólo por su calidad, sino también por su limitada producción, lo cual lo hace aún más exclusivo. El producto es el resultado de una recogida temprana y una elaboración bajo estrictos controles de calidad, lo que lo hace el más saludable de la dieta mediterránea, gracias a sus compuestos fenólicos y, si además es ecológico, multiplica sus beneficios.

Asimismo, como empresa con inquietudes innovadoras, suman a su gama de productos las perlas de ECO-AOVE, esferificaciones del aceite ecológico, perlas de vinagre Pedro Ximenez y pipas de aceituna.

Por esta apuesta, Gloriae recibe el Premio Andalucía Excelente 2017 en la categoría Control de Calidad.

Pero ello no es todo. La provincia de Jaén cuenta con un nuevo proyecto basado en la venta de este aceite ecológico impulsado, desde Úbeda, por Eco-litsae con la marca “Gloria Ecológico. “Es un proyecto solidario con el que además de elaborar un aceite de características excepcionales, con aceitunas de variedad picual recogidas a mano de forma previa al envero y transportadas a la almazara en cajas de fruta para no dañar la aceituna, se persigue el comercio justo y la ayuda internacional”, indican desde la gerencia y explican: “El 10 por ciento de su cifra de negocio se destina a acciones solidarias”. Este proyecto se materializa a través de la Fundación para la Educación y la Formación Infantil (FELI), una institución que además de trabajar en España desde 2010, lo hace también en Senegal, donde forma a la población para su autosuficiencia o canalizando agua potable, entre otros proyectos.

“El olivar de cultivo ecológico es complicado, por eso otro de los objetivos de esta firma es apostar y apoyar la producción para que los olivareros no vuelvan al campo tradicional”, afirman las creadoras de la marca que para esta campaña esperan recoger cinco o seis mil kilos de aceite.

“Nuestro planeta necesita más personas que cuiden de él, y nosotros aportamos nuestro granito de arena. Trabajamos con respeto por los seres humanos y la Madre Tierra…este es nuestro lema”, finalizan.

VISITE SU WEB