“La decisión de recurrir a la cirugía estética debe verse motivada por el deseo de recuperar la armonía con nuestro propio cuerpo o por la aspiración de conseguir una imagen acorde a lo que sentimos por dentro"

 

El doctor Giovanni Bistoni cuenta con una dilata trayectoria profesional en el ámbito de la cirugía plástica y estética. Es adjunto del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital de La Ribera, en Alzira, desde 2008, además de profesor asociado de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética de la Universidad de Roma La Sapienza. Ha sido galardonado con el Premio El Suplemento 2015 en la categoría de Cirugía Plástica y Estética.

En su discurso, aseguró que «es un honor inmenso recibirlo y un reconocimiento al trabajo, al esfuerzo y a haber creído en una idea y llevarla a cabo. Tengo que dar las gracias a todos los que han creído en mí».

El doctor Bistoni es licenciado con honores por la Universidad de Perugia y cuenta, asimismo, con una consulta privada en el Hospital Virgen del Consuelo de Valencia. Entre sus especialidades, se encuentra la de cirugía mamaria, facial y corporal, la reconstructiva de diferentes tipos y la medicina estética. Sus logros son numerosos; de entre ellos sobresale la reconstrucción de la nariz de una niña a partir del cartílago, o la de la vagina de una mujer con tejidos extraídos de su propio intestino, una operación pionera que resultó un éxito y que despertó el interés del mundo de la medicina y de los medios de comunicación nacionales e internacionales.

A Bistoni le gusta hacer hincapié en que el envejecimiento no sólo afecta al cuerpo, sino también a la mente. «La cirugía estética –apunta– tiene el poder de transportarnos a unos años atrás. Puede convertir nuestra apariencia en una imagen en equilibrio con la edad que sentimos, ayudándonos a encontrarnos más relajados y confiados, tanto para nosotros mismos como para los demás». Insiste también en que el aspecto físico «es nuestra tarjeta de visita». «Una persona nos gusta, si se gusta tanto a sí mismo como a los demás», señala. «La decisión de recurrir a la cirugía estética debe verse motivada por el deseo de recuperar la armonía con nuestro propio cuerpo o por la aspiración de conseguir una imagen acorde a lo que sentimos por dentro, ya sea para lograr la estética que pretendemos tener, o para restaurar la apariencia física que nos gustaría recuperar», escribe en la presentación de su página web www.giovannibistoni.com

VISITE SU WEB