El ascensor “Star Lift” se instala en un día y permite minimizar el impacto de las obras de dado que puede adosarse a la fachada de los edificios, ya sean de antigua o nueva construcción

 

General Elevadores XXI, GEXXI, pone a disposición de sus clientes una extensa gama de productos y servicios para solucionar cualquier situación de transporte vertical y horizontal con diseños modernos y una consolidada tecnología que añade garantía de calidad. Entre ellos destaca su último lanzamiento: un modelo patentado de ascensor, denominado “Star Lift”, único por sus características de instalación que minimiza el impacto de las obras edificios y, como consecuencia, posibles accidentes, así como el efecto de escombros y suciedad que habitualmente debe evitarse en un edificio habitado.

Se trata de un innovador elevador, ya que marca la diferencia por su rapidez de instalación tanto en edificios de nueva construcción como en antiguos, sobre todo en los que carecen de espacio para un ascensor tradicional, ya que puede adosarse a la fachada del edificio. Es un proyecto que facilita de forma excepcional la dirección facultativa para la instalación, al tiempo que permite una gran variedad de opciones, con diseños a la medida de cada entorno.

“Es un modelo diseñado y desarrollado en su totalidad conjuntamente con la Universidad de Málaga y que acorta los plazos de suministro e instalación, lo cual el cliente agradece», afirma Salvador Alarcón, director gerente de la firma quien agrega: “Si los ascensores tradicionales necesitan de unas 20 semanas entre su encargo y su instalación completa (ocho semanas aproximadamente de instalación en el edificio) para su disposición por el cliente final, “Star Lift” reduce esos plazos a cuatro semanas, llevándose a cabo la instalación en el edificio en un solo día”.

Entre las premisas para el desarrollo de este producto, se ha tenido muy en cuenta por el equipo director del proyecto, la importancia de acercar el momento de la decisión de instalar un elevador, al momento de uso del mismo, poniendo a disposición de los potenciales usuarios, un producto con una clara vocación social, dadas las necesidades de movilidad en edificios existentes para personas con movilidad reducida o con dificultades para ello.

El ascensor se fabrica mediante un proceso industrial independiente y se implanta en la edificación una vez terminado como aparato unitario. Únicamente requiere de la previsión de su apoyo o cimentación y de su conexión a la red eléctrica. El coste de esta unidad de obra se abarata por medio de esta prefabricación y el tiempo se acorta de forma importante, instalándose en sólo un día. “Lo que es indudable -agrega Alarcón- es que es un avance para la edificación en general, que requiere de la industrialización para alcanzar la calidad requerida”.

Recordamos que la firma malagueña creada en 1989 y con sede central en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), tiene presencia en 60 países entre los que destacan Chile, Perú, República Dominicana y Gibraltar, donde posee filiales propias. En 2015 inauguró una fábrica en China junto a su socio local, el Grupo XBL Tianjin Elevator y que ya trabaja al 70% de su potencial. Con proyección de superar los 15 millones de euros en las ventas que sostienen actualmente, General Elevadores XXI tiene como objetivo abrir tres nuevas filiales en los próximos años.

GE XXI vendió e instaló unos 1.000 nuevos equipos en 2017 y cuenta, además, con una cartera de mantenimiento de 9.500 elevadores. En España, su presencia se centra en Andalucía, Extremadura, Galicia y Castilla La Mancha.

VISITE SU WEB