La firma importa materia prima desde Europa y Asia, además de exportar a distintos países a través de servicios propios de distribución para alcanzar cualquier parte del  mundo en el menor tiempo posible

 

Transitando su vigésimo aniversario, FarmaQuimica Sur continúa apostando por expandir su alcance sin perder de vista la excelencia sustentada por un departamento técnico dirigido por farmacéuticos y químicos de amplia y contrastada trayectoria profesional.

Juan José García, farmacéutico y propietario de la compañía, comenzó a trabajar en 1991 como director técnico en los antiguos laboratorios Santos Giménez, espacio que desde 1998 ocupa FarmaQuímica Sur. La actual firma malagueña, se especializa en la venta de los materiales necesarios para crear compuestos de farmacia, parafarmacia, veterinaria, agricultura, spa, cosmética y dietética, entre otros sectores.

Su influencia en el mercado ha traspasado, en estos años, su comunidad autónoma para llegar a posicionarse tanto a nivel nacional como  internacional. Importa materia prima desde Europa y Asia, además de exportar a distintos países a través de servicios propios de distribución para alcanzar sin complicaciones cualquier parte del  mundo en el menor tiempo posible. Es de destacar que los productos farmacéuticos los diferencia, de hecho, un 30 o 35 por ciento de sus materias primas son principios activos.

Dado que la investigación en su campo se centra en el control de calidad, Juan José García explica: “Podemos decir que el mundo de la fabricación de productos y el de las materias primas son totalmente diferentes. Las primeras, muchas veces, parten de los mismos fabricantes, pero después, dependiendo del grado de pureza y de las características de esas materias, se destinan a uno u otro sector. FarmaQuímica Sur es la base de esa cadena por esa razón en un exhaustivo control de calidad, está puesto gran parte de nuestro esfuerzo”.

Bajo esa premisa, sus  productos pasan varios filtros. El primero en el proceso de fabricación -en el caso de principios activos- que además deben estar fabricados por empresas autorizadas según normativas Eu GMP. La segunda fase continúa en sus instalaciones, donde cuentan con un equipo técnico cualificado que lleva el control de toda la materia prima entrante. El  tercero y último paso de control se lleva a cabo a través de un acuerdo de colaboración firmado con el SCAI (Servicios Centrales de Apoyo a la Investigación) de la Universidad de Málaga y con otros laboratorios de primer nivel nacional.

“Al departamento de control de calidad se suma el área de I+D+i que está desarrollando bases semielaboradas para la ayuda a los formuladores, las cuales están asombrando al farmacéutico formulador”, finaliza el director Juan José García.

VISITE SU WEB