“Nuestro desafío prioritario es ayudar a aquellas personas a punto de caer en la exclusión social a recuperar su dignidad"

 

La Asociación Valenciana de Caridad, Casa Caridad Valencia, es una entidad sin ánimo de lucro que lucha por cubrir las necesidades de la población valenciana desde hace un siglo. La labor de esta entidad benéfica y su esfuerzo por integrar a los usuarios que acuden a ella le ha hecho merecedora del Premio Mediterráneo Excelente 2014 en la categoría de Solidaridad. Lo recogieron Luis Miralles Torija Gasco, vicepresidente, y Miguel Vicente Almazán, secretario. "Es un reto –explicaron– abrir todos los días nuestras puertas para recibir a esas personas a las que les ofrecemos comida, cama, atención y lo que sea necesario". "Nuestro desafío prioritario es ayudar a aquellas personas a punto de caer en la exclusión social a recuperar su dignidad. Queremos que levanten la vista en busca de un futuro mejor", concluyeron.

Fue fundada en 1906 por el entonces alcalde de Valencia, José Sanchís Bergón. Su sede, popularmente conocida como Casa Caridad, fue inaugurada en 1909 por Alfonso XIII. El objetivo de esta entidad ha evolucionado y se ha adaptado a los tiempos, aunque sigue siendo el mismo de su fundación, "ayudar a las personas más necesitadas".

"Dirigimos nuestros esfuerzos a conseguir la integración social de nuestros usuarios. Creemos en la promoción y recuperación de las personas", aseguran desde la entidad. A pesar de que su servicio más conocido es el comedor social, Casa Caridad dispone de un albergue con 70 plazas para personas sin hogar, tres escuelas infantiles totalmente gratuitas (dos propias y una gestionada), un centro de día, programas de higiene, servicio de búsqueda de vivienda, ayuda al acceso al mercado laboral y actividades de ocio y tiempo libre o clases de español. En total, cuenta con un total de cinco centros propios y gestionados.

Desde 2000, año en que se profesionalizó su gestión, el Trabajo Social es su principal instrumento y servicio de integración. Un equipo de psicólogos, trabajadores sociales y educadores trabajan a diario con los usuarios, detectando sus necesidades y buscando soluciones a largo plazo para lograr su integración social.

Sus más de 100 años de vida han sido posibles gracias a las aportaciones económicas de muchas empresas y entidades, así como de sus miles de socios, además del trabajo de los 230 voluntarios que "con lealtad y compromiso trabajan en 14 áreas diferentes".

En cuanto a proyectos de futuro, actualmente Casa Caridad trabaja en la construcción de un nuevo multicentro social que "contará con dos albergues, uno de ellos para atender a personas sin recursos en estado convaleciente y otro para familias sin hogar, una escuela infantil para niños de 1 a 3 años en riesgo de exclusión social, y talleres ocupacionales, para mejorar la empleabilidad y las posibilidades de inserción en el mercado laboral de nuestros usuarios", precisan desde la entidad.

VISITE SU WEB