Lograron socializar el “marketing olfativo” poniéndolo al alcance de todo tipo de negocios, sin importar su sector, tamaño o poder adquisitivo

 

Ambiseint está especializada en la prestación de servicios de “marketing olfativo” y ambientación profesional, una tendencia en auge que consiste en aportar beneficios como el aumento de las ventas, incremento del tiempo de estancia y fidelización de los clientes o mejora de la imagen a todo tipo de establecimientos y negocios mediante la aplicación de aromas determinados aromas profesionales que aporten personalidad y distinción.

Si bien la empresa se creó en 2003 en Ibiza, fue a partir de 2011 cuando su destacado modelo de negocio comenzó a dar frutos al expandirse mediante el modelo de franquicias. Hoy cuenta con 85 delegaciones, más de 75.000 clientes y presencia en tres continentes.

El gran logro de Ambiseint ha sido, como la mayoría de las grandes ideas, llevar a cabo una idea muy simple, de las que consiguen cambiar el mundo. Lograron socializar el “marketing olfativo” poniéndolo al alcance de todo tipo de negocios, sin importar su sector, tamaño o poder adquisitivo. Pueden aromatizar un establecimiento desde 12 euros al mes.

La firma es propietaria de patentes industriales a nivel mundial y fabrica sus propios difusores y recargas: Ambipro para pequeñas y medianas superficies y Nebulair para grandes espacios de hasta 1.200 m2. También dispone de exclusivos sistemas de aplicación manual, de productos personalizables que permiten a los visitantes de sus clientes poder llevar su marca olfativa y de productos domésticos de alta calidad. Bajo esta premisa invierte en I+D+i.

El fundador y director general de Ambiseint, Fernando Castillo, explica el secreto de su éxito al que llama “efecto mariposa, el cual comienza cuando un cliente entra en un espacio y percibe un aroma distintivo. “En ese momento -explica- se activa en su cerebro un mecanismo que graba esa información en su subconsciente, la parte más poderosa de la mente. La unión entre aroma, marca y cliente ya no se deshacer y aunque olamos el perfume años después o a miles de kilómetros”.

El marketing olfativo “aporta innumerables beneficios, como el aumento de las ventas hasta un 70 por ciento, el incremento de la productividad y bienestar de los empleados, el aumento del tiempo de estancia de los clientes en los establecimientos o la mejora de la imagen de marca”, agrega el director de Ambiseint, empresa que también pone al alcance de sus clientes otras líneas de negocio como es la higiene en aseos.

FOTO: Fernando Castillo, director general, junto a los productos de su empresa

VISITE SU WEB