“Buscamos el equilibrio y la sostenibilidad medioambiental, social y económica, motivada por el firme compromiso con las partes interesadas que afectan a nuestra realidad de negocio y, por ello, estamos convencidos de que nuestra actividad tiene que repercutir en una mejora sensible de nuestro medio”

 

La empresa Abonos Orgánicos Sevilla, Aborgase, dedica su actividad a la gestión y tratamiento de residuos sólidos urbanos desde 1967, fundamentalmente en el Centro Integral de Tratamiento de RSU de Montemarta Conica, ubicado en Alcalá de Guadaira - Sevilla. La compañía lidera un grupo de empresas en el campo de la Gestión y Tratamiento de Residuos que cubren todas sus fases.

Aborgase, que acaba de celebrar su cincuenta aniversario, ha sido pionero en su sector y cada vez más está fuertemente comprometido con la innovación, el medio ambiente, la economía circular y la sociedad local. Actualmente, es concesionaria de la Mancomunidad de los Alcores y del Guadalquivir para el tratamiento y eliminación de los Residuos Urbanos generados en su ámbito territorial, que abarca Sevilla y su área metropolitana. Cada año, recibe 625.000 toneladas de residuos, que trata en el complejo de Montemarta-Cónica, situado en el término municipal de Alcalá de Guadaíra.

“Buscamos el equilibrio y la sostenibilidad medioambiental, social y económica, motivada por el firme compromiso con las partes interesadas que afectan a nuestra realidad de negocio. El compromiso con el medio ambiente es, sin duda, nuestra principal responsabilidad. Por esto, estamos convencidos de que nuestra actividad tiene necesariamente que repercutir en una mejora sensible de nuestro medio”, afirman desde la dirección.

El centro de tratamiento cuenta con 180 hectáreas donde se manipula materia orgánica, papel, plásticos, aluminio y distintos envases, y además disponen de vertederos donde se deposita aquello que no es reciclable teniendo en cuenta las más estrictas medidas de seguridad.

José Caraballo, consejero delegado de la empresa explica que los residuos no reciclables se vierten y la materia orgánica se descompone hasta generar biogás que se extrae para abastecer de energía eléctrica a todo el centro de tratamiento pero, además, un 90% de los 10 megavatios de producción se exportan fuera y se incorporan al pool eléctrico que permite abastecer a una población de más de 60.000 habitantes.

Aborgase trabaja a través de la selección automatizada de los envases lo que permite hasta un 80% de recuperación al mismo tiempo que ha introducido la selección de aluminio. En cuanto a la materia orgánica, es de destacar que el 45% de lo que llega sirve para hacer bioestabilizado, una materia similar al compost que es muy utilizado en agricultura.

La empresa continúa apostando por la innovación como el camino para una gestión más responsable “sólo implementando nuevas tecnologías llegaremos a cumplir los objetivos de nuestro sector”, agrega Caraballo.

VISITE SU WEB